sábado, 24 de septiembre de 2011

Luna de miel (2): Tanzania

Aquí sigo, seleccionando fotos. ¡Qué difícil es! Hay tantas, y todas me gustan tanto... Me había quedado en la frontera de Kenia y Tanzania. Allí nos recogieron Agustín, nuestro nuevo guía, y Victor, el cocinero. No pudimos tener más suerte con ellos. A pesar de ser muy jovencitos, demostraron ser muy profesionales y disfrutamos mucho esos días con ellos:

Nuestro agente en España nos sugirió ampliar nuestra estancia en el Serengueti a 3 días, y hacerlo en camping. Al principio me daba un poco de cosa, pero después de haberlo hecho lo recomiendo. Es un poco más incómodo, pero lo tienen muy bien preparado, y por la noche se acercan los animales al campamento y es impresionante. El primer día, nada más plantar la tienda, nos pasó una hiena por delante, jeje:

El Serengueti, la planicie sin fin, las llanuras del paraíso:

Es difícil elegir que parque natural me ha gustado más, todos tienen su cosa, pero si tuviera que hacerlo me quedaría con el Serengueti. Quizá influyan los guías, o que vimos muchos animales, y además mucho más cerca. Mirad lo cerquita que estaban:

Hasta tuvimos suerte con el escurridizo leopardo, con lo que conseguimos a los 5 grandes (the big fives): búfalo, león, elefante, rinoceronte y leopardo:

Fueron 3 días impresionantes, sin parar de hacer fotos, con la cámara y mentales! Es verdad lo que dicen de África, tiene una luz especial, unos colores, unos contrastes:

Este es el coche en el que pasamos tantas horas metidos:

Y más muestras de aquéllas maravillas que habitan el Serengueti:

Algo que nos impresionó bastante fue la "hippo pool", un ensanche en el río que estaba llenito de hipopótamos. Parecían muy tranquilos, pero de repente uno se enfadó y montó una pelea impresionante, que de ruidos hacen. Como curiosidad os comentaré que los hipos en el agua hacen un ruido por resonancia y se mantienen muy juntos para proteger a las crías, pero fuera del agua son solitarios y silenciosos:

Otra de las cosas que nos llamaba la atención es la variación en los cielos. Todos los días amanecía cubierto y cerrado, pero en unas pocas horas se despejaba y salía el sol. Quizá eso es lo que le de esa luz especial a África:

Camino a otro de los parques de Tanzania vivimos una escena al más puro estilo Rey León. Un macho dominante en uno de los "kopje", estructuras enormes de granito y unas 12 leonas un poco más abajo, jugando con las crías, descansando... Precioso:

El siguiente parque al que fuimos fue el Cráter del Ngorongoro, donde además de disfrutar de los paisajes impresionantes, vivimos una de las escenas más impactantes del viaje: un guepardo cazando una gacela. Sin palabras!!!

También tuvimos tiempo para relajarnos en el hotel:

Y por último nos desplazamos a Tarangire, famoso por sus baobas y por las numerosas familias de elefantes que lo habitan. Mirad las cebras que monas, parecía que se estaban abrazando. En realidad es un sistema contra los depredadores, así tienen cubiertas todas las direcciones:

Y aquí estamos disfrutando de los atardeceres de África. Nos hemos hinchado!!!!:

Y hasta aquí lo que dieron de si los días de safari. Ha sido toda una experiencia, un contacto estrecho con el mundo animal del que tanto tenemos que aprender. Los tanzanos me han encantado. Son muy sencillos y muy educados, y estoy deseando volver!!!!!!!!!!!!

Próxima entrega: Zanzibar.

5 comentarios:

  1. ¡Ains que envidia¡¡¡menudo viaje.Desde luego que se ve bonito,un reportaje precioso.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Que maravilloso reportaje, Rocío !!!!!

    Un besito guapi !!!

    ResponderEliminar
  3. Ademas de una artista con la aguja eres una profesional con la camara
    que fotos tan bonitas
    Palo

    ResponderEliminar
  4. Unas fotos preciosas y un viaje impresionante!!
    Felicidades!!

    ResponderEliminar
  5. menudo viaje!! las fotos preciosas, solo de verlas impresionan, asi que estar alli debe ser una maravilla!!! me imagino que habras vuelto encantada!! besotes y animo en la vuelta al curro, jeje

    ResponderEliminar